Your email updates, powered by FeedBlitz


ACTUALIZACIONES RECIBIDAS POR FeedBlitz DEL BLOG you


Educación Preescolar - 5 new articles

SEREYD





 



EL UNIVERSO, LOS VIERNES, CICLO DE CONFERENCIAS.

clic en la imagen para ver la agenda de conferencias
 


Federico Malpica - Evaluación

VIDEO 1 VIDEO 2

 



Un vídeo destapa una agresión de un profesor marroquí a un alumno en Melilla



En el centro de Melilla, cerca de su avenida principal, existe desde la década de los 60 un colegio público de Marruecos que depende totalmente del Ministerio de Educación de ese país. Es la Residencia de Estudiantes Marroquíes Musulmanes, cuyos profesores y parte del alumnado cruzan a diario la frontera de la ciudad autónoma para dar clase. Siempre se ha rumoreado que en sus aulas los estudiantes menos aplicados no se escapaban de algún pequeño castigo físico de sus maestros, quienes quizá podrían pensar en la dudosa efectividad de que la letra con sangre entra. Pero un vídeo ha destapado un caso de maltrato escolar que va mucho más allá de las posibles collejas o golpes de regla en las manos o los pies que relatan algunos de los que han pasado por aquel centro en los últimos años.
Las imágenes, escalofriantes, parecen de siglos atrás pero en realidad fueron grabadas hace un par de semanas. En ellas se ve a un profesor agrediendo a uno de sus alumnos, del que no ha trascendido su identidad, pero que por el vídeo parece tener apenas nueve o diez años. En menos de 20 segundos, que son los que dura la grabación, el maestro propina cerca de diez golpes con un palo flexible en la cabeza, espalda y piernas al niño, que llora y grita mientras trata de protegerse y zafarse de los golpes del profesor, que también le dio algunos zarandeos y tirones de orejas.
En el vídeo también se observa cómo el pequeño intenta escapar por el pasillo de la clase ante la atónita mirada de al menos ocho compañeros, alguno de los cuales incluso se lleva la mano a la cara. Otro, probablemente el más valiente de la clase, sacó el móvil y grabó la secuencia, que es lo que ha permitido iniciar una investigación policial que ya ha pasado a manos del Juzgado de Instrucción número 4 de Melilla.
La Jefatura Superior de Policía ha informado de que el Grupo de Menores tuvo conocimiento de los hechos gracias a uno de los agentes que presta servicio en el Centro Penitenciario de Melilla, que fue quien dio la voz de alarma de este presunto caso de maltrato escolar. Fue así como arrancó la investigación, iniciada a iniciativa policial, que ha permitido ya identificar a un profesor de la Residencia de Estudiantes Marroquíes Musulmanes y a su jefa de estudios, aunque no se ha producido ninguna detención.
El Ministerio de Educación español no tiene ninguna competencia en este centro público marroquí, donde se imparte el sistema educativo de ese país a varios cientos de alumnos desde las edades más tempranas hasta el Bachillerato, la mayoría de los cuales viven en Melilla sin la documentación en regla para ser escolarizados en centros públicos españoles.
Ni siquiera pueden entrar los inspectores del Ministerio de Educación español, que ya reconoció hace unos años que la Residencia de Estudiantes Marroquíes Musulmanes no se cumple el Real Decreto 806/1993 sobre el régimen de centros docentes extranjeros en España, posiblemente porque el país alauita se niega a reconocer la españolidad de Melilla. Un argumento que Marruecos suele utilizar como llave maestra para todo lo relacionado con la ciudad autónoma y que no le ha impedido, sin embargo, que su colegio público de Melilla haya funcionando con normalidad y sin trabas administrativas en todos estos años.
 


"El puente de los asnos" Jorge Ibargüengoitia


CUANDO HABLO CON personas más jóvenes que yo que pasaron por las mismas escuelas, llegamos irremisiblemente a la conclusión de que la época en que yo estudié es, comparada con la actual, la edad de oro de la enseñanza.

En efecto, muchos de mis profesores se han distinguido en la vida real. Uno de ellos es secretario de Estado, otro, subsecretario, otro fue durante muchos años jefe de un partido político, otro murió, y su nombre fue a dar en letras de oro en la entrada de un recinto público, etcétera. Otros de ellos, sin haber llegado a alguna cumbre burocrática o pública, han dejado huella en la educación mexicana, son autores de libros de texto, inventaron nuevos sistemas de formular la regla de tres, y uno de ellos adquirió fama por haberse aprendido de memoria las tablas de logaritmos, del uno al cien —pasó tres años en un manicomio, siguiendo un tratamiento especial que le dieron para que las olvidara.

Lo que quiero decir es que, vista desde lejos, la educación que recibí es de primera. Vista en  detalle, en cambio, presenta serias deficiencias. Uno de los éxitos académicos más grandes que tuve en la primaria ocurrió cuando cursaba el quinto año. El profesor Farolito, llamado así porque se le encendían las narices cada vez que perdía la paciencia, cosa que ocurría dos o tres veces diarias, hizo una pregunta de Geografía, 
que no sólo no recuerdo, sino que estudiando el mapa no puedo ni siquiera imaginar en qué consistió. Supongo que ha de haber estado formulada más o menos así:

—¿Cuál es el río del Canadá que nace en las montañas N y desemboca en el lago M?
Se la hizo a un alumno que estaba sentado en la primera fila:
—El San Lorenzo —contestó el interrogado.
—Falso —dijo el maestro y señaló al alumno que estaba sentado junto, para indicar que  era su turno de responder.
—Saskatchewan —contestó éste.
—Falso.
Fue preguntando, uno tras otro, a cuarenta alumnos. Todos ellos [...] dieron por respuesta una de las dos que ya estaban probadas falsas. A pesar de que Farolito usaba goma de tragacanto para aplastarles el pelo sobre el cráneo y en los bigotes para conservar las puntas retorcidas hacia arriba, todo se le empezó a erizar al ver el fracaso de su enseñanza. 

Hasta que por fin me tocó el turno de responder.
—El Mackenzie —dije.
Farolito casi se desmayó de gusto.
—Dos puntos a Ibasgonguitia —ordenó. Nunca logró pronunciar mi nombre correctamente. 

Me puso como modelo de aplicación. Como ejemplo de que basta con poner atención a lo que se dice en clase para saber las respuestas. Mi triunfo hubiera sido más completo si no se le hubiera ocurrido al profesor pedirme que explicara a mis compañeros cómo había yo llegado a la conclusión de que la respuesta correcta era “Mackenzie”.

Yo expuse lo siguiente:
—Al hablar de los ríos del Canadá sólo se han mencionado tres nombres. San Lorenzo, Saskatchewan y Mackenzie. Si usted ya había dicho que la respuesta correcta no era  ninguno de los dos primeros, tenía que ser el tercero.

La nariz de Farolito se encendió:
—¡Dos puntos menos a Ibasgonguitia!
No perdí nada, porque los dos puntos que Farolito daba y quitaba con tanta libertad eran algo que anotaba en una lista (un compañero) [...] que se sentaba en la primera fila, pero que nunca llegó a materializarse en las boletas semanales, en donde no había espacio para anotar ni los puntos buenos ni los malos.
Yo era entonces un rollizo niño de diez años que usaba unos pantalones cortos que antes, siendo largos, habían colgado de cinturas más venerables. Pasaba seis horas diarias sentado en una banca con la mente en blanco. Si algo aprendí ese año, lo he olvidado.

Recuerdo, en cambio, que Farolito llegó un día de bufanda y estuvo escupiendo en un paliacate que se guardaba en la bolsa. Al día siguiente faltó y estuvimos dos meses sin maestro y sin nadie que lo reemplazara. Los pasamos golpeándonos unos a otros, brincando encima de las papeleras, o haciendo guerras de ligazos con cáscara de naranja. Un día se nos pasó la mano y el prefecto de orden, el maestro Valdez, que era un ogro, nos agarró in fraganti.

En castigo, nos puso a escribir una composición de seis páginas sobre las virtudes de la madre mexicana.
—Nadie se va a su casa hasta que no estén llenas esas seis páginas.
—Pueden comparar a la madre mexicana, que se desvive por sus hijos y va a todas partes cargándolos, al mercado, al cine, a misa, etcétera, [...].

Este tema lo barajé catorce veces hasta llenar las seis páginas, diciendo a cada presentación: 
“¡Qué diferencia!”.
El día que regresó Farolito, cadavérico, de abrigo, bufanda y sombrero, apoyado en un bastón de un lado, y del otro en su hermana, nos dio un gusto que nunca hubiéramos imaginado. Se acabó el desorden y volvimos a la normalidad. Es decir, seguimos sin aprender nada.
 



More Recent Articles

http://educpreescolar.blogspot.com


Click here to safely unsubscribe from "Educación Preescolar." Click here to view mailing archives, here to change your preferences, or here to subscribePrivacy


Your requested content delivery powered by FeedBlitz, LLC, 9 Thoreau Way, Sudbury, MA 01776, USA. +1.978.776.9498